CENTRÍFUGA LAV.CÉLULAS ROTOLAVIT

La ROTOLAVIT es una centrífuga para el lavado de eritrocitos. Se utiliza para los análisis serológicos de grupo sanguíneo. La centrífuga de lavado contribuye en gran medida a reducir la carga de trabajo durante las tareas rutinarias diarias, por ejemplo en bancos de sangre y centros de transfusiones.

Antes de cada transfusión de sangre debe comprobarse la compatibilidad de la sangre del donante y del receptor. Por esta razón, los empleados de laboratorio realizan, entre otras, la denominada prueba cruzada. Además de la prueba cruzada, también la prueba de Coombs es uno de los procedimientos que forman parte de la secuencia rutinaria para la determinación del grupo sanguíneo. Con la ayuda de la prueba de Coombs se pueden reconocer los anticuerpos eritrocitarios irregulares que podrían ser la causa de complicaciones en transfusiones.

Para realizar las pruebas es necesario lavar los eritrocitos del donante. Los eritrocitos no deben conservar restos de suero adherido, ya que estos podrían falsear el resultado. Los largos pasos de lavado manual son cosa del pasado gracias a la ROTOLAVIT. La centrífuga reduce la carga en el día a día del laboratorio y ejecuta el número de ciclos de lavado necesarios de forma automática.

En cada ciclo de lavado se introduce de forma uniforme el volumen reseleccionado de solución detergente en 12 o 24 tubos de ensayo (según cuál sea el rotor), mezclándose con la gota de sangre presentada y centrifugándose. La solución detergente sobrenadante a continuación se decanta automáticamente. Después del último ciclo de lavado se añade a mano el suero de Coombs (antiglobulina humana). Un paso de centrifugación final sirve para acelerar la posible reacción de aglutinación.